¡Mil Gracias!

noviembre 15, 2013




Y después de un tiempo, uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema.

Así que uno planta su propio jardín y decora su propio alma, en lugar de esperar que alguien le traiga flores.




No hay comentarios:

Publicar un comentario