¡Mil Gracias!

enero 07, 2014

A veces simplemente tienes la necesidad de abrir la puerta y salir corriendo. Porque algunas veces el cielo se pone tan triste y el océano tan denso que no se puede ver su división. Es que quizás después de tanto tiempo separados aprendieron a ser uno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario