¡Mil Gracias!

septiembre 15, 2012

Hubo noches en que soñaba despierta esperando a que se cumplan mis sueños, y no quería dormirme por miedo a perderlos... Son esos cuentos que la vida va moldeando y que llamamos madurez...
No siempre salen como queremos y no siempre es lo que esperamos, pero lo bueno es estar dispuestos a aprender para poder lograrlos.
En mi caso, yo aprendí sobre la marcha en mi día a día y en el de todos los que me acompañan de manera incondicional.Esos que no piden permiso para hacerme la vida más fácil, invito y abro las puertas para el que quiera animarse y no prometo todo algodones, también espinas y animo de jugarse.Pero también, sepan que quien camine a mi lado puede tener la garantía de que a encontrado para su historia, a una heroína imperfecta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario