¡Mil Gracias!

diciembre 17, 2011

A veces se preguntaba qué era mejor, luchar o esperar. Muchas veces las circunstancias te impiden luchar. Eso es lo que ocurrió. No tenía ni la fuerza, ni el tiempo, ni las circunstancias necesarias para hacerlo. Pero, ¿de qué sirve esperar por algo en lo que no tienes esperanza?

No hay comentarios:

Publicar un comentario